Cubo 001

01: La primera experiencia visual y fotográfica del cubo es una silueta. La logramos iluminando el fondo y dejando en total oscuridad el cubo. Medimos la luz reflejada del fondo y abrimos 2 1/3 puntos, lo que arrojó el mismo valor de diafragma que la lectura de luz incidente en el fondo.

Cubo 002

02: El paso siguiente fue fotografiar el cubo bajo una luz completamente chata, esto es iluminar el cubo desde el punto más cercano al axis del lente. La luz ideal sería un tubo anular alrededor de la cámara. En nuestro caso elevamos la posición de la luz para quitar la proyección de la sombra en el fondo, a la vez que dejar las tres caras visibles en el mismo ángulo con la lámpara, manteniendo el mismo valor. El cubo debe estar a una distancia considerable de la luz para evitar la caída de la iluminación en los bordes.

Cubo 003

03: Luego colocamos una luz lateral casi en el mismo ángulo con la cara superior de manera de obtener el mismo valor para ambas, pero moviendo su altura podemos hacer una u otra cara más brillante. Pudimos haber mantenido la luz axial inicial y regular su potencia para obtener el valor deseado para la cara en sombra pero optamos por añadir una placa reflectora para incrementar su valor.

Cubo 004 Cubo 005

04 y 05: La relación de los valores de las 3 caras es la misma (2 puntos entre las caras más y menos iluminadas), la diferencia es la exposición que se incrementó un punto. Con sucesivas exposiciones del doble de luz las tres caras se igualarían a blanco, produciendo otra vez la imagen de una silueta del cubo. En este caso se añadió una lámpara cenital par incrementar el valor de la cara superior, un efecto similar hubiésemos obtenido elevando la altura de la lámpara lateral.

Teniendo en cuenta que podemos también mantener una lámpara para el fondo, o simplemente controlar el valor del mismo acercándolo o alejándolo del sujeto, tenemos pleno control sobre cada uno de los cuatro valores de nuestra composición. ¿Qué valores queremos para cada superficie? Es mejor medir cada valor con un fotómetro puntual para hacer las evaluaciones separadamente y luego colocarlas en la escala de exposiciones como se desee. Esto, a veces no es posible con sujetos muy pequeños. En sujetos más complejos debemos tener cuidado con las sombras conflictivas cuando se usa más de una fuente de luz.